fbpx
¿Reservas de última hora? Llámanos por  ”Whatsapp+44 737 507 6926

Seguro que desde que la serie Juego de Tronos o Outlander salieron a la luz estás más que familiarizado con la palabra Clan. Los Stark, los Lannisters, los Tyrell, los Targaryen… son todo clanes, casas o familias inspirados en esa época medieval en la que los nobles gobernaban sobre sus tierras, y casaban a sus hijos con objetivos políticos, como que ampliaran sus fronteras y asegurasen refuerzos en tiempos revueltos. Si leyendo esto lo primero que se te viene a la cabeza son batallas en faldas, no estabas del todo desencaminado pues la historia de Escocia es fuente de inspiración de todas ellas.

¿Quiénes eran los Stark?

Allá por el siglo XV, el Clan Douglas estaba ganando poder, tenía aliados influyentes en Francia e incluso llegó a poner un rey regente en el trono de Escocia.

Esto hizo que empezaran a ser considerados una auténtica amenaza para la corte escocesa. Llegó el día en que Sir Williams Chricton invitó al jovencísimo Conde de Douglas y a su hermano pequeño a una cena muy especial en el castillo de Edimburgo. La velada parecía transcurrir plácidamente, hasta que el menú para los Condes de Douglas se convirtió en cabeza de toro negro, algo considerado símbolo de muerte. Lo que viene después te lo puedes imaginar: decapitación. Si todavía no habías relacionado estos sucesos con el episodio de la Boda Roja, es que no has visto la serie. 

De todas formas, toda la saga de “Canción de Hielo y Fuego” refleja pasajes de la historia británica, recreando la Guerra de las Dos Rosas (s.XV) entre la Casa York y la de Lancaster.

Cosas que saber de un Clan

La palabra “Clan” procede del gaélico “clanna”, y significa “descendientes” o “hijos”. Lo que no significa que todos los miembros de un clan fueran del mismo parentesco del jefe de éste, sino que había también familias ajenas bajo la protección y dependencia del clan. El jefe era el responsable de todos ellos. Los clanes tienen una estructura oficial reconocida por el Tribunal de Lord Lyon, que se encarga de la regulación de la heráldica escocesa y sus escudos de armas.

Los clanes nacieron bajo la necesidad de protección del territorio. Se agrupaban por proximidad geográfica creando así una alianza para defenderse de los ataques de grupos rivales. Las broncas y enemistades estaban a la orden del día, y podríamos decir que eran “interminables”.

La existencia de los clanes se remonta al siglo VI.Los clanesse rigen por un sistema patriarcal, donde las mujeres pasan a formar parte del clan de su marido cuando se casan. Sin embargo, era habitual que la educación de los hijos del jefe de un clan estuviera a cargo de los parientes del lado materno, así se aseguraban de mantener estrechas las relaciones.

Cada clan tiene el propio “Tartán”, el típico tejido a cuadros escocés que lo identifica, aunque hay clanes a los que se les atribuye más de uno. El patrón del tartán consiste en una serie de líneas horizontales y verticales que, cuando se cruzan, forman un efecto de cuadrados, también conocido como tejido de ajedrez. Hay multitud de colores y diseños, y están ligados a la artesanía local y recursos naturales de cada zona.

Además del tartán, hay otros dos símbolos que dan identidad al Clan; (1) el “emblema de cimera”, una correa con hebilla que contiene el lema o consigna heráldica del jefe, y (2) el “distintivo del Clan”, otra manera de mostrar lealtad era llevar una ramita de la planta específica del clan en cuestión en el gorro o en la banda del tartán, usándose así como estandarte. En principio, estos emblemas sólo pueden usarse con permiso del jefe del clan y le pertenecen a él,

Si quieres saber más, aquí te dejo un enlace para que puedas “echar un ojo” a todos los clanes escoceses registrados hasta el  8 Marzo 2015.

Leave a Reply

Síguenos en Twitter

Nuestras excursiones

Booking.com

Últimas publicaciones