¿Reservas de última hora? Llámanos por  ”Whatsapp+44 737 507 6926
Amapolas en Princes Street

El día del recuerdo, o Remembrance Day, es uno de los días más emotivos de todo el año. Como os contábamos en artículos anteriores, el hecho de que se haya acabado el verano y su famoso festival no significa que sea el final de las celebraciones.

¿Qué es el día del recuerdo?

El Día del recuerdo, también conocido como Poppy Day (Día de la amapola), es un día de homenaje que se celebra en los países de la Mancominudad de las Naciones desde finales de la Primera Guerra Mundial para recordar a los miembros de fuerzas armadas que murieron cumpliendo su deber. Siguiendo una tradición iniciada por el rey Jorge V en 1919, este día también se exportó a muchos países que no pertenecen a la Mancomunidad. 

Amapolas y monumento Walter Scott

El día del recuerdo se celebra el día 11 de noviembre de cada año para recordar el final de la Primera Guerra Mundial ese mismo día en 1918. Los ataques finalizaron oficialmente a la “undécima hora del undécimo día del undécimo mes”, según el armisticio firmado por los representantes de Alemania y la Entente entre las 5:12 y las 5:20 de esa misma mañana. La Primera Guerra Mundial terminó oficialmente con la firma del Tratado de Versalles el 28 de junio de 1919.

El memorial evolucionó en el Día del Armisticio, que se sigue celebrando el mismo día. El Día del Armisticio inicial tuvo lugar en el Palacio de Buckingham, cuando el rey Jorge V celebró un “banquete en honor al Presidente de la República Francesa”, la noche del 10 de noviembre de 1919. El primer día oficial del Armisticio fue, consecuentemente, celebrado en los terrenos del palacio de Buckingham a la mañana siguiente.

¿Por qué el símbolo es la amapola?

Se cuenta que donde la paz de la Tierra es perturbada, y donde la tierra ha sido batida, la amapola roja, Papaver rhoeas, florece. Tras las batallas de Ypres en Flandes en 1914 y 1915, un soldado y físico canadiense, el Teniente Coronel John McRae, notó que las amapolas crecían rápidamente alrededor de los caídos. Esto le inspiró para escribir un poema en memoria de aquellos que murieron.

Aunque se publicó en 1915, no fue hasta que una trabajadora de la YMCA americana, Moina Michael, se topó con este poema en 1918 en Nueva York, que tomó la importancia que tiene a día de hoy. Moina Michael se conmovió tanto con el poema que decidió llevar una amapola roja en símbolo de recuerdo. Moina hizo campaña para que la amapola se convirtiera en símbolo oficial del recuerdo hasta conseguirlo en 1920.

Al año siguiente, el Conde Mariscal Haig, fundador de la Legión Real Británica, se enteró de que las amapolas habían empezado a venderse en Estado Unidos, y decidió adoptar esta práctica en 1921. Para asegurarse de que habría suficientes amapolas para Escocia, Lady Haig sugirió que se creara una fábrica más en Edimburgo, y es por eso que las amapolas se han estado cultivando en el Real Jardín Botánico de Edimburgo desde entonces.

En los campos de Flandes

En los campos de Flandes 

Crecen las amapolas. 

Fila tras fila

Entre las cruces que señalan nuestras tumbas.

Y en el cielo aún vuela y canta la valiente alondra, 

Escasamente oída por el ruido de los cañones.

Somos los muertos.

Hace pocos días vivíamos, 

Cantábamos , amábamos y éramos amados.

Ahora yacemos en los campos de Flandes. Contra el enemigo 

Continuad nuestra lucha, 

Tomad la antorcha que os arrojan nuestras manos exangües.

Mantenedla en alto.

Si faltáis a la fe de nosotros los muertos, 

Jamás descansaremos, 

Aunque florezcan 

En los campos de Flandes, 

Las amapolas. 

¿Cómo se celebra?

En Reino Unido, la mayor celebración tiene lugar el domingo más cercano al día 11 de noviembre, el Domingo de Recuerdo, con dos minutos de silencio solemne que tienen lugar el día 11 en sí. Tienen lugar ceremonias cerca de los memoriales de guerra de todas las ciudades y localidades, normalmente organizadas por ramas locales de la Legión Real Británica, una asociación de veteranos de guerra.

En ocasiones, el minuto de silencio se anuncia con un cañonazo y el primero tuvo lugar el día 11 de noviembre de 1919. Un artículo publicado en el Manchester Guardian el día 12 de noviembre de 1919 resume muy bien lo que se siente cada año en ese mismo día: 

La primera campanada de las 11 tuvo un efecto mágico.

Los tranvías frenaron de repente, los motores dejaron de toser y echar humo, y pararon en seco. Los caballos de tiro se encorvaron y también pararon, y parecía que lo hubieran hecho por elección propia.

Alguien se quitó el sombrero y, con una duda nerviosa, el resto de los hombres inclinaron también sus cabezas. Aquí y allí se podía reconocer a un viejo soldado que inconscientemente tomó la posición de “atención”. Una mujer mayor, no lejos de allí, se secó los ojos, y el hombre a su lado tenía una mirada seria y la cara pálida. Todo el mundo estaba muy quieto… el silencio se hizo más profundo. Se había expandido por toda la ciudad y se pronunció tanto que podía impresionar a cualquiera. Era un silencio casi doloroso… y el espíritu de recuerdo se percibía en todas partes.

La amapola

Como ya hemos mencionado, la amapola es el símbolo nacional del recuerdo. Aunque el día oficial para llevarla sea el día 11 de noviembre, no es raro encontrar a personas que llevan estas amapolas todo el año. Se suelen llevar en la solapa de la chaqueta, aunque también se pueden ver en los radiadores de los coches, en mochilas, gorras, etc.

Cada vez que vemos a alguien llevando una amapola, normalmente sabemos que ha perdido a alguien en batalla o que tiene algún familiar o conocido luchando en alguno de los conflictos bélicos que aún tienen lugar a día de hoy.

De modo que si tienes pensado venir a Escocia en noviembre, no te sorprendas si cerca de estas fechas está Princes Street cubierta de amapolas, o si ves a una gran cantidad de voluntarios recaudando fondos para la Scottish Poppy Appeal, una organización benéfica que tiene como finalidad ayudar a veteranos de guerras y a sus familiares. 

Es un día que, a pesar de estar cargado de sentimiento, vale la pena vivir sobre todo estando en una ciudad como Edimburgo.

Amapolas en Princes Street

Síguenos en Twitter

Booking.com

Últimas publicaciones