Rob Roy MacGregor

Película Rob Roy

El artículo que me dispongo a escribir va a estar dedicado a uno de los grandes héroes de Escocia. Ya comentaba, en Los Símbolos Nacionales de Escocia, que el gran héroe nacional se llamaba William Wallace. También hablé en otro escrito, el de Sir Walter Scott, que a mi juicio este señor merecía ser considerado como otro héroe a la altura del anterior, si bien en otros campos que nada tienen que ver con las batallas y conquistas bélicas. En esta ocasión voy a tratar sobre Rob Roy, un señor que fue un héroe para el pueblo por el ejemplo que llegó a dar.

Robert Roy MacGregor nació el 7 de marzo de 1671 en Glengyle, a la cabeza del Lago Katrine. Fue el cuarto hijo de Donald MacGregor, chieftain (jefe) del clan del mismo nombre, y de Margaret Campbell. Fue bautizado como Raibeart Ruadh, es decir, Roberto el Rojo, por haber nacido con ese color de pelo, nombre gaélico que en su adaptación al inglés resulta el que le ha dado a conocer. El paisaje que dominó la infancia de Rob Roy fue de escarpadas montañas y grandes lagos: el de la región de las Trossachs, región donde pasó la mayor parte de su vida.

Dibujo de Rob Roy 1820
Dibujo de Rob Roy 1820

Sus padres le dieron la mejor educación posible. Fue escolarizado y aprendió sobre casi cualquier aspecto de la vida. Aprendió a leer, escribir y contar tanto en su lengua natal, el gaélico, como en inglés. Probablemente también aprendió latín y francés. A los seis años ya empezó su larga carrera con el manejo de espadas. Aprendió con palos pero poco a poco fue demostrando su gran pericia con este tipo de armas, fruto de sus muchas horas de práctica.

A los dieciocho años participó en uno de los primeros levantamientos jacobitas. Como comentaba en mi anterior escrito, Jacobo VII de Escocia y II de Inglaterra e Irlanda había sido depuesto de su trono para poner a Guillermo III y a María II, reyes protestantes que chocaban contra el catolicismo del anterior. Esto produjo una serie de rebeliones de los clanes de las Highlands, y Rob Roy participó junto con su clan en el primer levantamiento jacobita. El 27 de julio de 1689, en la batalla de Killiecrankie, los MacGregor lucharon y vencieron no por el honor de Jacobo y de la casa Estuardo, sino por su forma de vida, su patria y su cultura. Sin embargo su padre, Donald, fue capturado y encarcelado en Edimburgo un par de años. La salud de su madre se quebrantó y murió. Cuando Donald fue liberado y volvió a su casa, el destino de su esposa Margaret hizo que jamás recuperara sus ganas de vivir.

El día de año nuevo de 1693 Rob Roy se casó con la mujer de su vida, Helen Mary, de la que se sabe muy poco más allá de sus ojos y pelo oscuro, su fuerte genio y sus modales amables. Se había convertido por aquella época en un ganadero muy conocido y respetado. El robo de ganado era muy frecuente y él vendía protección contra estos robos. Esto incluía recuperar el ganado si el robo se llegaba a producir, y nuestro héroe se llegó a labrar una buena reputación en estas labores. El matrimonio construyó su casa en Inversnaid, a los pies del Lago Lomond, y pasó algunos años en completa felicidad, en los que nacieron sus cuatro hijos, James, Ranald, Coll y Robsert, además de adoptar a un primo de ellos, Duncan.

Pero llegaron los años del hambre. Por cuatro consecutivos las cosechas fueron desastrosas, y el ganado y las ovejas morían por cientos. Muchas personas también murieron y muchas emigraron. Rob y su familia sobrevivieron, pero la tierra estaba agotada y el ganado que les quedaba era muy escaso. Con el cambio de siglo, en 1702, su padre falleció y se convirtió en jefe con plenos derechos de su clan, si ya no lo era en la práctica. Esto le trajo la responsabilidad de tener que hacerse cargo de no sólo su familia directa, sino también de su otra familia, los integrantes de su clan.

Las cosechas mejoraron. El ganado aumentó. Rob era feliz junto a su mujer y a sus hijos. En el verano de 1711 estaba en la mejor época de su vida. Cada aspecto de sus negocios de ganado le estaban yendo bien, y a finales de año se decidió a pedirle prestado a su mejor cliente, James Graham, el Duque de Montrose, la cantidad de 1000 libras esterlinas para comprar más ganado, engordarlo y venderlo a un precio superior en las Tierras Bajas. Pero en 1711, mil libras eran muchas libras. El Duque se las prestó, pero Rob tuvo que dejar sus tierras en garantía. Rob dio el dinero a su ganadero jefe y amigo, un MacDonald, para comprar las reses pero parece que la tentación fue demasiado grande. El supuesto amigo se fugó, y el MacGregor se vio de repente sin dinero, sin ganado, y con una deuda que no podía pagar.

James Graham 1682-1742
James Graham 1682-1742

Acudió al Duque a explicarle la situación y le prometió que le pagaría. A James Graham le importaba el dinero, pero más le importaba el hecho de que era enemigo político de John Campbell, el Duque de Argyll, y pensaba que presionando a Rob Roy conseguiría que éste testificase contra su enemigo, por lo que no atendió a razones y exigió su dinero inmediatamente a no ser que diese (falso) testimonio contra Campbell. El Duque de Montrose había minusvalorado el concepto de lealtad y honor que tenían los hombres de los clanes, y Rob Roy jamás se prestaría a semejante estrategia. Tuvo que huir y fue declarado proscrito.

John Campbell 2nd Duque de Argyll
John Campbell 2nd Duque de Argyll

James Graham le ordenó a su agente Grahame de Killearn que llevara unos cuantos hombres a Inversnaid a desahuciar a la familia de Rob Roy. Cuando llegaron éste no se encontraba allí, y su familia fue maltratada, las cosechas quemadas y su casa fue destruida. Posiblemente su mujer fue violada. El jefe del clan MacGregor, como no podía ser de otra forma, declaró la guerra al Duque de Montrose. Tras veinte años en lo que consideraba su hogar, tuvo que trasladarse y al principio se ocultó junto con su familia no muy lejos de donde nació, en la parte sur del Glen Dochart, de donde salía esporádicamente para robar los alquileres que los grandes arrendatarios iban a pagar al Duque de Montrose. Cada vez que lo hacía dejaba un recibo diciendo que el alquiler había sido pagado en su totalidad. No se metía con los pequeños arrendatarios, su guerra no iba con ellos.

Poco después, en 1715, participó en otro de los levantamientos jacobitas, en la Batalla de Sherrifmuir, con escaso éxito, y tras este paréntesis continuó e incrementó sus actividades de pillaje. Esporádicamente se refugiaba en Glen Shira bajo la protección del Duque de Argyll, y en 1719 volvió a participar en otra de las rebeliones jacobitas, comandando a unos 80 hombres de su clan en la Batalla de Glenshiel.

En todos estos años fue capturado en tres ocasiones, las mismas ocasiones en las que se escapó, pero finalmente en 1722 se vio obligado a rendirse y se le encarceló durante cinco años. Tras la petición del General Wade al Rey Jorge I por la liberación de Rob Roy, el perdón llegó por fin en 1727. Había estado fuera de la ley durante 14 años. Se trasladó junto con su familia a Balquhidder, donde murió en paz el 28 de diciembre de 1734. Sus últimas palabras fueron: “Se acabó. Llevadme a la cama. Llamad al gaitero. Que toque no volveré más.” En medio de la melodía, su cuerpo no pudo más.

Fue enterrado el 1 de enero de 1735, el día de Año Nuevo, justo cuando se cumplían cuarenta dos años de su matrimonio con su querida mujer Helen Mary. Está enterrado en el cementerio de su último hogar, junto a su mujer y dos de sus hijas y en su epitafio puede leerse: “MacGregor despite them” (MacGregor a pesar de ellos). En muchas ocasiones he podido contemplarlo y siempre me sobrecoje. Además de que no puedo evitar decir que el paraje es extraordinariamente bello.

Tumba de Rob Roy, Escocia
Tumba de Rob Roy

Espero que hayas disfrutado de la lectura de este artículo y que, si decides viajar a Escocia, te sirva su lectura para conocer de antemano la historia de este hombre que tanto dio por su familia. Un saludo y hasta la próxima.

Ésta ha sido la historia de Rob Roy, el apodado Robin Hood escocés, ya que robaba a los ricos para dárselo a los pobres, aunque los pobres fuesen su familia y su clan. Una historia que ha atraído la atención de muchos. En 1723, en vida, pudo ver como Daniel Defoe publicó una versión novelada de sus hazañas titulada Highland Rogue, que influyó en el posterior indulto que recibió de Jorge I. El gran Sir Walter Scott publicó en 1817 su novela histórica Rob Roy, que engrandeció su leyenda. En 1922 se realizó una película muda con el mismo título, y hasta Walt Disney realizó un largometraje en 1953, de escaso éxito, titulado Rob Roy The Highland Rogue. Pero sin duda la forma más sencilla de haber conocido con anterioridad a este personaje histórico nos la brindaron en 1995, cuando se estrenó la película también titulada Rob Roy, protagonizada por Liam Neeson y Jessica Lange, un a mi juicio magistral largometraje que trata muy bien la leyenda de nuestro héroe.

Rob Roy poster
Rob Roy poster
Poster pelicula Rob Roy, the Highland Rogue
Poster película Rob Roy, the Highland Rogue

Síguenos en Twitter

Nuestras excursiones

North Berwick y Castillos

Excursiones Privadas desde Glasgow

Excursión privada desde Glasgow

Excursión Privada desde Edimburgo

Excursión privada desde Edimburgo

Catedral de St Andrews

St Andrews y Pueblos Pesqueros

Booking.com

Últimas publicaciones

¡Reserva Aquí! ¡Reserva Aquí!
X
error: Content is protected !!