La competición de golf Ryder Cup

Ryder Cup 2014

Tengo que confesar que la Ryder Cup es una de mis competiciones favoritas. Es cierto que me encanta el golf, deporte que no practico más allá de haber pegado a unas cuantas bolas de prácticas en el campo de Córdoba, pero es que para mí esta contienda es una de las mejores que existen en el planeta.

Ryder Cup 2014 logo
Ryder Cup 2014 logo

Ya estoy informado de que el golf en España es un deporte minoritario, a menudo considerado para gente adinerada, y la verdad es que en nuestro país puede ser así. No hay más que ver los precios del material para jugar, o de jugar una ronda en la mayoría de campos. Por cierto que no es así en Escocia, ya que la mayoría de campos son gratuitos y de libre acceso. Por ejemplo, cualquier aficionado puede jugar en uno de los campos más míticos del mundo, el Old Course en Saint Andrews, ya que es un campo público. Eso sí, la lista de espera en este caso supera los dos años y medio.

Old Course en Saint Andrews
Old Course en Saint Andrews

La falta de calado de este deporte en España siempre me ha disgustado. Para mí es uno de los mejores deportes que existen (y me gustan muchos), y me relaja profundamente ver cualquier ronda de golf en televisión. Excepto con un amigo, con el que acudía de vez en cuando a maltratar algunas bolas en aquél campo de prácticas que antes reseñaba, no han abundado las ocasiones en las que he podido charlar de golf con alguien cercano al estilo de las clásicas tertulias futbolísticas en cualquier bar español. Afortunadamente en los últimos años mi mujer ha empezado a compartir mi pasión por este deporte, y ya al menos conoce la terminología y es capaz de reconocer a la mayoría de jugadores que se asoman por la pantalla.

Decía que es uno de los mejores deportes que existen, y argumentaré esto. La verdad es que en cualquier competición es muy difícil pronosticar el campeón final, y es que yo diría que el golf es el deporte más abierto que hay. Es muy probable que en tenis gane el mejor, y diría que seguro que, por ejemplo, en Roland Garros termine venciendo uno de los cuatro primeros clasificados del ranking mundial. O si hablamos de fútbol, todos sabemos los equipos que probablemente lucharán por ganar la liga, y es que los demás no tienen ninguna posibilidad. Podría poner muchos más ejemplos, y ya sé que esto no es matemático (una de las razones por la que estamos hablando de deporte), pero el caso es que en golf cualquier jugador puede ganar un campeonato cualquier fin de semana. Basta con hacerlo mejor que los demás, ya que los jugadores de golf no comparten una pelota con el resto, con lo que cada uno de ellos depende de sí mismo y no de lo que el rival haga con dicha pelota. Claro está que los mejores jugadores tenderán a ganar más torneos, pero ni mucho menos llega a la cantidad de lo que lo pueden conseguir en cualquier otro deporte.

Pero la razón más importante es la caballerosidad. Esto que para mí no debería ser recalcado y que se respira en este deporte. Como ejemplo de lo contrario, volveré a hablar de fútbol. Me trago todos los partidos en los que juega mi equipo, pero me indigna ver ciertas cosas: teatro o triquiñuelas por parte de los jugadores para intentar engañar al árbitro, o pérdidas de tiempo por parte de los mismos o de forma externa con los recogepelotas cuando su equipo va ganando y no queda mucho tiempo de juego. Os aseguro que si yo fuese árbitro o presidente de un club me quedaba solo: los echaba a todos. ¿De verdad eso es deporte? Cuando veo golf por televisión, no dejo de asombrarme con escenas como que un jugador se autopenalice con un golpe porque su bola se ha movido un poco cuando ha quitado una hoja que había delante (y sólo lo ha visto él). O que de verdad los jugadores se alegren cuando un rival ha realizado un golpe majestuoso. Esto es deporte con mayúsculas: gana el que ha sido mejor, sin influencias externas, errores arbitrales o marrullerías.

Escocia es considerada la cuna del golf. El juego es mencionado en dos actas del Parlamento escocés en el siglo XV, donde era prohibido por Jacobo II porque era una distracción para las prácticas de tiro con arco. Sin embargo el golf moderno como se entiende hoy en día nació más tarde. El honor de ser el primer club de golf fundado en el mundo se lo disputan The Royal Burgess Golfing Society of Edinburgh, cuya fundación es establecida en 1735 por el Almanaque de Edimburgo de 1834, y The Honourable Company of Edinburgh Golfers, que en 1744 organizó una competición para la cuál creó las primeras 13 reglas del golf. Estas reglas se pueden encontrar en la Biblioteca Nacional de Escocia, y son conocidas como las Reglas de Leith ya que la competición para la que se crearon se jugaba en Leith (hoy barrio de Edimburgo donde resido). También es muy destacable The Royal and Ancient Golf Club of Saint Andrews, fundado en 1754 y que es la máxima autoridad de golf en el mundo, exceptuando Estados Unidos y México donde lo es la United States Golf Association, creada en 1894. Por su parte, el campo permanente de golf más antiguo del mundo es el Old Links en Musselburgh, existiendo registros que indican que se jugó allí en 1672. Muy curioso me ha parecido enterarme de que el Libro Guinness de los Records certifica este hecho.

Reglas del golf
Reglas del golf

Para los principiantes, el golf es un deporte que se juega a lo largo de 18 hoyos, en los que el objetivo es a grandes rasgos meter una pelota en un agujero con un palo en el menor número de golpes posibles, y repetir esto en todos los hoyos. Claro está que es mucho más complicado que esto, pero como definición no me parece demasiado mala. La mayor parte de torneos de golf se juegan con el sistema de Stroke Play, y que consiste en contar cada uno de los golpes que se da a lo largo de los cuatro días de competición (y que nos da un total de 72 hoyos), y el ganador resultará el jugador con menos golpes ejecutados.

La Ryder Cup nació oficialmente en 1927 de la mente de Samuel Ryder, aficionado inglés que en 1926 asistió a una contienda entre británicos y estadounidenses, y al que le pareció una buena idea crear una competición permanente. Es un torneo que se juega bianualmente desde entonces, exceptuando el periodo 1939-1945 debido a la Segunda Guerra Mundial, y desde 2001 se juega en años pares ya que dicha edición se canceló por los atentados del 11 de septiembre. La Ryder Cup se inició como una competición entre Estados Unidos y Gran Bretaña, hasta 1973, cuando se incorporaron a este equipo jugadores de Irlanda. En las 22 primeras ediciones el dominio norteamericano es absoluto, ya que los británicos sólo consiguieron ganar las ediciones de 1929, 1933 y 1957. En 1979, y debido a la desigualdad existente hasta entonces, se incorporan jugadores del resto de Europa al equipo británico, y por tanto desde entonces los contendientes de la competición son Estados Unidos y Europa. Desde entonces, los triunfos europeos han sido 10 y los norteamericanos 7. Que yo sepa, es el único campeonato del mundo en la que uno de los equipos es Europa (aparte de la versión femenina).

La Ryder Cup es uno de los torneos más relevantes que existen a nivel mundial. Entiendo que esto en España es difícilmente asimilable, pero es el tercer torneo del mundo más importante en cuanto a audiencia, sólo por detrás del mundial de fútbol y de los Juegos Olímpicos de Verano. Como ejemplo, la audiencia de la Superbowl ronda los 110 millones de espectadores, cuando la Ryder Cup supera los 400 millones.

En el torneo participan doce jugadores por cada bando, y la forma de selección es distinta en cada contendiente. En el caso de Europa, se clasifican los cuatro primeros de la lista de puntos del Circuito Europeo, más los primeros cinco jugadores europeos del ranking mundial y que no se hayan clasificado por la otra lista. Los tres restantes los elige el capitán, que en 2014 fue Paul McGinley. En el caso de Estados Unidos, los nueve primeros de la lista de puntos del Circuito Norteamericano tendrán plaza directa, dependiendo los otros tres del criterio del entrenador, que fue en este caso Tom Watson.

Ryder Cup 2014
Ryder Cup 2014

El formato de competición es bastante peculiar. Se juega a lo largo de tres días, viernes, sábado y domingo, siendo precedido por una ceremonia de inauguración el jueves. El viernes por la mañana, cuatro parejas de cada bando se enfrentarán con un sistema denominado fourball. Esto consiste en que cada uno de los cuatro jugadores lleva su propia bola a lo largo del recorrido, y el hoyo es ganado por la pareja en la que uno de sus jugadores consiga el resultado más bajo. Por tanto, en este sistema (y en toda la Ryder Cup) no se cuenta el número de golpes, sino el número de hoyos ganados, y se da con bastante frecuencia el hecho de que no todos los jugadores llegan a completar todos los hoyos, ya que si por ejemplo un jugador ha completado el hoyo en tres golpes, los que vayan a ejecutar su cuarto golpe no tienen necesidad de hacerlo al no poder ya igualarlo. También es bastante frecuente que no se terminen los 18 hoyos del recorrido, ya que si por ejemplo un equipo ganara los diez primeros hoyos ya sería vencedor al no poder perder el partido en los últimos ocho. Claro está que este ejemplo yo nunca lo he visto, pero en este caso se diría que el resultado sería de 10 y 8 a favor de los ganadores (es decir, 10 de ventaja a falta de ocho hoyos). Mucho más normales serían resultados de 3 y 2, o 2 y 1. O simplemente 1 arriba, es decir, ganar por uno cuando se han jugado los 18 hoyos. Pues bien, después de este rollo decir que el equipo ganador anota un punto para su selección. Si no existe vencedor, cada uno se anota medio punto.

El viernes por la tarde el sistema cambia: se juegan los cuatro foursomes. Este sistema consiste en algo parecido a los fourballs, sólo que en este caso cada equipo comparte una sola bola, y los jugadores la van pegando alternativamente. Es decir, un jugador pega el primer golpe, su compañero el segundo (donde haya caído la bola en el primer golpe), y así sucesivamente. El ganador de cada hoyo será el equipo que haya realizado menos golpes.

El programa para el sábado no es muy original: cuatro fourballs por la mañana, y cuatro foursomes por la tarde. Sólo quiero indicar una posible peculiaridad, aunque la gran mayoría de las veces no es así. He dicho que hay 4 partidos en cada una de las cuatro sesiones que se han disputado hasta ahora. Esto resulta en que hay ocho jugadores de cada equipo jugando en cada uno de los cuatro partidos, y es posible que un capitán decida que esos mismos ocho jugadores salgan a jugar en las cuatro sesiones (mañana y tarde de los dos días), por lo que nos quedarían cuatro seleccionados que todavía no han jugado. No es normal que esto ocurra pero sí que uno o dos de los seleccionados no juegue ni en viernes ni en sábado.

El domingo tenemos nuevo plan. Los doce jugadores, esta vez sí, de cada equipo se van a enfrentar con el sistema de Match Play con los otros doce en partidos individuales. El sistema Match Play es igual a los de viernes y sábado, pero esta vez no hay parejas así que no puede haber dos bolas por cada equipo ni alternancia de golpes. Cada jugador se enfrenta a un contrincante, y el que gane más hoyos gana el punto.

A diferencia del resto de torneos de golf, donde cada jugador escoge su atuendo, en la Ryder Cup los equipos van uniformados. Cada uno de los doce jugadores de cada equipo lleva un conjunto de pantalón, polo y jersey igual, indumentaria que se cambia cada día.

Son 28 los puntos que se disputan en la Ryder Cup hoy en día: 12 puntos por los partidos individuales, más 16 puntos por los partidos en pareja. Por tanto, el equipo que supere los 14,5 puntos se proclamará campeón de la edición. En caso de empate a 14, el último campeón volverá a alzar la copa.

He comentado anteriormente que el torneo es bianual. Pero cada edición alterna el organizador: una vez se juega en Estados Unidos, y la siguiente en Europa. De las 19 ocasiones en las que se ha disputado en Europa, sólo en una ha salido de las islas británicas. Fue en una para mí mítica edición disputada en 1997 en España, y en la que el capitán europeo fue el aún más mítico y tristemente fallecido en 2011 Severiano Ballesteros. No puedo dejar de comentar que Europa ganó 14,5 a 13,5. Las otras 19 ediciones se han jugado en las islas, pero sólo tres fuera de Inglaterra: en 1973 y 2014 en Escocia, y las dos anteriores en Irlanda y Gales.

Esto en Europa, pero no puedo dejar de hablar de lo que para mí es una de las mayores gestas deportivas que he presenciado. Fue en la última Ryder Cup disputada, en el campo de Medinah en Illinois. Y es que el sábado terminó con la ventaja norteamericana de 10 a 6 puntos, después de ir dominando por 10 a 4. El domingo por la mañana amaneció soleado, y con unos misteriosos mensajes en el cielo, realizados con avionetas, tales como Go Europe (vamos Europa) o Spirit of Seve (el espíritu de Seve). Y es que Severiano Ballesteros ha sido uno de los jugadores que más huella han dejado en la historia de la Ryder Cup, capaz de conceder un putt (así se denomina al golpe que se ejecuta desde el green, parte del campo más cercano al hoyo y con la hierba más rasa) de más de tres metros imposible de embocar (como se suele decir a meter la bola en el hoyo), y al hoyo siguiente no conceder uno muy fácil de menos de medio metro, haciendo que los rivales se preguntasen qué había visto Severiano en dicho putt y se pusiesen nerviosos. Cuando hablo de conceder me refiero a dar por hecho de que el rival embocará el putt y que por tanto no tiene por qué ejecutar el tiro. Pues bien, el equipo europeo, capitaneado por el mejor compañero que tuvo Seve en la historia de la Ryder, José María Olazábal, y con el nombre de aquél serigrafiado en una de las mangas de sus polos, en una remontada épica y con golpes imposibles fue capaz de ganar 8,5 puntos de los últimos 12 y alzarse con la copa en territorio hostil, ante las atónitas miradas de los cientos de miles de espectadores que había en el recinto. Por poner una comparación, es como remontar un 0-5 en un partido de fútbol, y como es obvio nunca había ocurrido. Yo por mi parte lo veía incrédulo y con cara de tonto por televisión, y es que aunque se podría pensar que esta competición, al jugarse bajo una bandera algo más lejana que la de tu propia país, no debería exaltar tanto, para mí es todo lo contrario, ya que la sensación que uno tiene cuando ve una Ryder Cup es la de que todo el equipo es una piña y que todos defienden la misma bandera, aunque sea la de un conjunto de países. Fue admirable ver a todos los jugadores apoyándose unos a otros, y la impresión de que habían logrado algo único traspasaba la pantalla.

Spirit of Seve
Spirit of Seve
Yes we can Europe
Yes we can Europe

 

 

 

 

 

 

 

De esta edición existe un documental llamado El Milagro de Medinah que es de visionado obligatorio. He leído multitud de testimonios de personas que lo han visto (aficionados o no) y el porcentaje de hombres y mujeres que son capaces de terminarlo sin lágrimas en los ojos es irrisorio.

De la Ryder Cup han surgido otros torneos con el mismo formato, y todos ellos se celebran en los años en los que no se disputa la Ryder. La versión femenina enfrenta a los mismos equipos bajo el nombre de la Solheim Cup, nacida en 1990 y en la que Estados Unidos domina 8 a 5. La Presidents Cup enfrenta a los norteamericanos contra un combinado de jugadores de todo el mundo excepto Europa, y se celebró por primera vez en 1994. Sólo una vez ha vencido el equipo internacional. Por último, el Seve Trophy, en donde los rivales son Gran Bretaña e Irlanda contra el resto de Europa. Desde 2000, cuando se creó, los primeros han ganado seis ediciones mientras que Europa continental dos.

Ya he hablado de la indiscutible relación de Escocia con el golf y de la importancia de la Ryder Cup. Además también he mencionado que la copa se ha celebrado fuera de Inglaterra (o Estados Unidos) en contadas ocasiones. Y es por eso que cobra una especial importancia la edición de septiembre de 2014 se disputó la cuadragésima edición de la Ryder en en este incomparable país, Escocia, en el campo de Gleneagles. Dado que sólo en una ocasión anterior la Ryder Cup había pisado suelo escocés, os podéis imaginar la expectación que existió. El año de lo que se había denominado el Homecoming Scotland, y es que fueron múltiples los importantes eventos que se celebraron, uno de los de más importancia fue el acontecimiento del que estamos hablando. No creáis que no había intentado hacerme con un par de entradas para asistir, pero cuando en noviembre 2013 accedí a la página web oficial (creo que a priori la antelación era suficiente) me quedé perplejo ya que para conseguir las entradas hay que registrarse para un sorteo, pero dicho sorteo, que se celebró en agosto, ya tenía el cupo cerrado. Es decir, que el número de gente inscrita tuvo que ser escalofriante si tenemos en cuenta que la asistencia al campo superó los 200.000 espectadores diarios. Según la organización, hubo peticiones desde 75 países, viniendo las mayoritarias desde las Islas Británicas, Estados Unidos y Alemania. Además el gobierno escocés estima que el impacto económico superó los 100 millones de libras.

Gleneagles Ryder Cup 2014
Gleneagles Ryder Cup 2014 (www.dailyrecord.co.uk)

En cualquier caso, si te seduce la idea de viajar a Escocia y lo tuyo no es el golf, tampoco lo dudes: Escocia es un país inigualable, sus bellos paisajes, extensa cultura y muy afables habitantes no te dejarán indiferente.

Síguenos en Twitter

Nuestras excursiones

North Berwick y Castillos

Excursiones Privadas desde Glasgow

Excursión privada desde Glasgow

Excursión Privada desde Edimburgo

Excursión privada desde Edimburgo

Catedral de St Andrews

St Andrews y Pueblos Pesqueros

Booking.com

Últimas publicaciones

¡Reserva Aquí! ¡Reserva Aquí!
X
error: Content is protected !!