El Torneo de las Seis Naciones de Rugby

Torneo de las Seis Naciones de Rugby

La primera vez que supe del torneo de las Seis Naciones fue hace muchos años, más de lo que me gustaría, a la manera tradicional española, esto es leyendo el Marca. Yo era de lectura diaria ya que siempre he sido un gran aficionado a casi todos los deportes, por supuesto desde el sillón porque me da miedo lesionarme. He de reconocer que, sin embargo, nunca me ha atraído demasiado el rugby, aunque me parecía muy curioso este torneo, que por aquel entonces se llamaba el Cinco Naciones, ya que en las páginas de dicho diario lo trataban como de un gran acontecimiento deportivo y sus reportajes estaban salpicados de expresiones como Cuchara de Madera, Triple Corona o Copa Calcuta. Yo me preguntaba cómo era posible que un torneo con tan pocos participantes pudiese ser tan importante y albergar tanta terminología, y me molestaba un poco que España no lo disputase. Está claro que España no participaba porque no somos demasiado buenos jugando al rugby, aunque lo suplimos de sobra con otros deportes.

Torneo de las Seis Naciones de Rugby

He tenido la gran suerte de viajar a Escocia en dos ocasiones por vacaciones, y desde hace aproximadamente tres años resido en Edimburgo. Por supuesto no han faltado las ocasiones en las que he oído hablar del Seis Naciones como el gran acontecimiento que es, y de la espectacularidad de cualquier partido en el Murrayfield Stadium, sede de los encuentros que disputa la selección de Escocia. Afortunadamente es algo que he tenido la oportunidad de disfrutar de primera mano, y es que mi mujer y yo conseguimos entradas para el partido Escocia – Inglaterra, y que debido a la gran rivalidad que existe entre estas dos naciones y a la pasión por el rugby que existe en esta tierra se podría catalogar como el Real Madrid – Barcelona de nuestra liga de fútbol. Desgraciadamente esta comparación no se puede realizar en términos puramente deportivos, ya que los escoceses no son demasiado buenos en casi ningún deporte y no le suelen plantar cara a los ingleses. Sin embargo esta carencia de aptitudes deportivas la suplen con creces con entusiasmo, buen humor, y por supuesto, una buena cantidad de cerveza.

Rugby Escocia

A medida que se va acercando el día del partido, la ciudad empieza a vivirlo como uno de los acontecimientos del año. Los escoceses sienten pasión por el rugby,  una pasión equiparable a la que nosotros sentimos por el fútbol. No faltan los temas de conversación por la calle referidos al torneo o los pubs en los que se puede seguir acompañados de unas cuantas pintas y algunos escoceses ruidosos.

Como ni mi mujer ni yo somos aficionados al rugby, nos tocó buscar unas reglas básicas para al menos entender algo de lo que íbamos a presenciar. El rugby es un deporte que se juega entre dos equipos de 15 jugadores, en dos tiempos de 40 minutos cada uno. Ese tiempo no se detiene a no ser que el árbitro lo decida por lesión de un jugador. La pelota no puede ser pasada con la mano hacia otro jugador que está delante, sólo mediante una patada. Los pases con la mano sólo se permiten hacia atrás. Y existen dos formas de anotar: cuando el jugador cruza la línea final contraria y coloca el balón (ovalado) en el suelo, se otorgan 5 puntos. Esto se denomina ensayo. Se conceden 2 puntos cuando mediante patada tras el ensayo se consigue que el balón pase entre los palos que están colocados en la línea final.

El día del partido mi mujer y yo nos arropamos bien y cogimos el autobús que se dirigía al Murrayfield Stadium. A medida que, parada a parada, nos íbamos acercando al recinto, el autobús iba llenándose, hasta el punto de que estuvimos esperando alrededor de diez minutos a que los aficionados montaran en una de las paradas de Princes Street, una de las calles emblemáticas de la ciudad de Edimburgo. Ni que decir tiene que el autobús, de dos pisos, terminó lleno y todavía hubo gente que tuvo que esperar al siguiente.

Equipo de Rugby Escocia

El Murrayfield Stadium es un grandioso recinto con capacidad para 67800 espectadores, y en el cuál además de los partidos de la selección nacional de rugby, se han celebrado partidos de fútbol (uno de los dos equipos locales, el Heart, lo usó para partidos de la competición europea en la temporada 2004/2005) e importantes conciertos con artistas de la talla de U2, Madonna o Los Rolling Stones. Como curiosidad, el FC Barcelona ha jugado amistosos de pretemporada en este estadio con los dos equipos de la ciudad, el antes mencionado Heart of Midlothian y el Hibernian.

Estadio Murrayfield, Edimburgo, Escocia

Ya habíamos oído lo imponente del ambiente que nos íbamos a encontrar, pero nada comparado con la realidad. Una impresionante marea de gente, muchos ataviados con kilt, camisetas de Escocia, disfrazados, con gorros y sombreros de todo tipo, etc. Además de una también impresionante cantidad de toda variedad de puestos: comida rápida, perritos calientes, bebidas, merchandising… Curioso me resultó que aquí este tipo de puestos están ya dentro del recinto y no fuera de él como estoy acostumbrado a verlo en España. Lo mejor estaba por llegar: espectacular puesta en escena para los protagonistas del partido, y es que a medida que salía cada jugador desde el vestuario, dos columnas de fuego lo flanqueaban mientras por megafonía se mencionaba su nombre y el estadio lo coreaba. Toca entonces cantar el Flower of Scotland, himno extraoficial escocés que se suele escuchar antes de los acontecimientos deportivos. Y una cuenta atrás hasta el momento del inicio del partido en la que todos los espectadores (o esa sensación me dio) participan. Y daría mi mano izquierda por asegurar que no había ni un asiento libre.

Del partido en sí no hay mucho que comentar, salvo que el resultado fue 0-20 a favor de Inglaterra por lo que por nuestra parte no pudimos celebrar ningún punto. Al día siguiente leí que era la primera vez en más de 20 años que Escocia no anotaba contra Inglaterra, así que mucha suerte no tuvimos. Pero no importó demasiado ya que cada vez que anotaba Inglaterra pudimos comprobar lo que ya nos habían comentado: aquí el deporte se lo toman como tal y los aficionados se mezclan, cada uno animando a su equipo sin que tengan que tener miedo a que se cabreen los del contrario. Y es que con cada punto de los ingleses decenas de aficionados a nuestro alrededor se levantaban con sus banderas y camisetas y coreaban a sus jugadores. Pero esto no les quita el buen humor a los escoceses. Miles de pintas de cerveza son vendidas durante el partido, y es que aquí se permite beber alcohol en los recintos deportivos al contrario que en España. Así que si no ganan a los ingleses en rugby, los escoceses pueden fácilmente derrotarlos en el otro deporte nacional: el levantamiento de pinta. Y una vez terminado el partido, todos se retiran ordenados y contentos por haber presenciado tal acontecimiento. Curioso nos pareció que no permiten sacar las bebidas alcohólicas del estadio, cuando en España lo que no permiten es entrarlas.

Afición rugby Escocia-Inglaterra

Y ahora toca hablar un poco de lo que le da título a este post. El torneo de las Seis Naciones nació en 1883 y por aquel entonces se denominaba el Home Nations y sólo lo disputaban los cuatro equipos de las islas británicas: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda. Muy pronto, en 1910, pasó a convertirse en el Cinco Naciones, con la incorporación de Francia, aunque no participó en las ediciones desde 1931 a 1939. En fechas bastante recientes se unió al torneo Italia, concretamente en la edición de 2000, con lo que el torneo quedó configurado tal y como lo conocemos hoy en día. Un dato curioso y que yo personalmente no conocía hasta que me instalé a vivir en Edimburgo, es que el torneo oficialmente otorga el título de campeón de Europa al ganador, aun siendo un torneo cerrado. Esto es así desde 1996, y desde esa fecha no puede haber un empate entre ganadores, algo que sí había ocurrido anteriormente, ya que se cuenta la diferencia entre puntos marcados y encajados para poder otorgar dicho título oficial de campeón de Europa.

Otro hecho interesante es la forma de jugar el torneo. Se juega de forma anual, y no existen partidos de ida y vuelta, por lo que al ser seis participantes cada uno de ellos debe jugar cinco partidos, dándose la circunstancia de que unos jugarán tres partidos como local y dos como visitante, y otros lo harán al revés. Al año siguiente los partidos serán los inversos por lo que si por ejemplo este año se ha jugado el encuentro entre Escocia e Inglaterra, el año que viene se jugará el inverso, Inglaterra – Escocia.

Rugby Seis Naciones
www.rbs6nations.com

Pero lo que me parece más interesante es la cantidad de trofeos menores que se entregan en el Seis Naciones de Rugby. Prácticamente cada partido otorga una copa. Éstas son:

  • Grand Slam: se otorga al equipo que sea capaz de ganar sus cinco partidos. Como es lógico es la copa de más prestigio, y se suele contar en los registros el número de veces que cada nación ha ganado el torneo y el número de Grand Slam.
  • Cuchara de Madera: trofeo virtual que se concede al perdedor de todos los partidos, si es que hay alguno que lo haga. Escocia es firme candidato todos los años a conseguirlo.
  • Triple Corona: para el equipo de las islas británicas que se imponga a los otros tres.
  • Copa Calcuta: para el vencedor del partido entre Inglaterra y Escocia.

Mucho más recientemente se han incorporado:

  • Millenium Trophy: para el ganador del partido Inglaterra – Irlanda.
  • Eurostar Trophy: para el vencedor del partido entre Inglaterra y Francia.
  • Trofeo Giuseppe Garibaldi: para el encuentro Francia – Inglaterra.
  • Centennary Quaich: en esta ocasión lo gana el equipo triunfador entre Escocia e Irlanda.

El palmarés ofrece un dato que para mí es curioso: hay dos equipos que comparten el honor de ser los que más títulos en solitario han alzado: Inglaterra y Gales, ambos con 26 triunfos absolutos en sus 112 participaciones, aunque Gales tiene 12 triunfos compartidos e Inglaterra dos menos. Le siguen Francia con 17 absolutos y 8 compartidos, Escocia con 14 y 8 (aunque la última victoria de Escocia se remonta a 1999, es decir al último año que el torneo era el Cinco Naciones), e Irlanda con 11 y 9. Tristemente Italia no tiene ni de unos ni de otros, por lo que le podríamos conceder la simbólica Cuchara de Palo de la historia del Seis Naciones.

En cuanto a Grand Slams, Inglaterra le gana a Gales en esta ocasión, 12 contra 11. Los que le siguen sí guardan el mismo orden que en los triunfos: Francia, Escocia e Irlanda con 9, 3 y 2 respectivamente.

Existe también una versión femenina del evento y tiene una historia parecida aunque mucho más corta. Nació en 1996 como Home Nations con los equipos de las islas, pero muy pronto se unió Francia, en 1999. En la edición de 2000 se incorporó nuestro querido país, España, y pasó a convertirse en el Seis Naciones. Por desgracia España sólo ha participado en siete ediciones, y es que a partir de 2007 fue sustituida por Italia, pasando el torneo masculino y femenino a tener los mismos participantes.

El dominio inglés en la versión femenina es abrumador: 13 victorias de los 18 torneos disputados, 12 de ellas con Grand Slam. Francia con 3, e Irlanda y Escocia con 1 le siguen, todas esas victorias también con Grand Slam. Vemos por tanto dos hechos curiosos: de los 18 torneos disputados, sólo uno de ellos se ha resuelto sin que el vencedor ganase también el Grand Slam. Fue Inglaterra en 2009. El segundo hecho curioso es que la nación dominadora en la versión masculina del evento, Gales, aún no se ha estrenado en la versión femenina.

La calidad de las selecciones participantes en el Seis Naciones se puede poner a prueba a nivel mundial desde 1987, año en el que se crea la Copa del Mundo de Rugby y que se disputa cada cuatro. Lo cierto es que las selecciones europeas no desentonan, aunque las grandes dominadoras del deporte del rugby son Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica. Suelen llegar a fases finales e incluso Escocia suele llegar a los cuartos de final, hecho que ha ocurrido en cinco de las siete ediciones disputadas hasta la fecha. En las otras dos obtuvo su peor y mejor clasificación: primera ronda en 2011 y cuarto puesto final en 1991. Curioso que Francia ha disputado tres finales pero no tiene ningún título, las mismas finales que Inglaterra, aunque los ingleses tienen el honor de haber sido la única selección europea en ganar el mundial de rugby. Lo consiguieron en 2003, acontecimiento que fue celebrado como una auténtica proeza y los jugadores fueron recibidos como héroes. Como anécdota, y no podía ser de otra forma, en 2003 Inglaterra ganó el Seis Naciones con Grand Slam. Otra anécdota es que España ha disputado un mundial: fue en 1999 y no superó la primera fase. Por cierto que ha habido siete ediciones: los otros seis campeones son en realidad tres, ya que dos veces lo han ganado tanto Nueva Zelanda como Sudáfrica como Australia.

Si eres aficionado al rugby, y también si no lo eres, no dudes en viajar a Escocia. Hay mucho que ver y mucho que aprender en este país, pero uno de las cosas que merece la pena sin duda es el torneo de las Seis Naciones. E intenta conseguir entradas por anticipado, te aseguro que el día del partido en la taquilla no quedará ninguna.

Síguenos en Twitter

Nuestras excursiones

North Berwick y Castillos

Excursiones Privadas desde Glasgow

Excursión privada desde Glasgow

Excursión Privada desde Edimburgo

Excursión privada desde Edimburgo

Catedral de St Andrews

St Andrews y Pueblos Pesqueros

Booking.com

Últimas publicaciones

¡Reserva Aquí! ¡Reserva Aquí!
X
error: Content is protected !!