fbpx
¿Reservas de última hora? Llámanos por”Whatsapp+44 737 507 6926
¿Reservas de última hora? Llámanos por”Whatsapp+44 737 507 6926

Los Vikingos de Escocia, la Escocia Vikinga

Vikingos en Escocia

Cuando pensamos en vikingos, nos puede venir la imagen de Ragnar Lodbrok invadiendo el Reino de Northumbria, pero Escocia no es nuestra primer pensamiento. A pesar de su proximidad con los países nórdicos, durante muchos años se ha creído que los propios vikingos tuvieron miedo de los escoceses.

Puede que algunos de ellos hicieran caso a las terribles historias de los habitantes de estas tierras salvajes, pero muchos de los nórdicos hicieron caso omiso. Es por eso que encontramos un gran legado, no sólo de ADN, si no también de cultura nórdica en Escocia. 

793, el año en que los vikingos decidieron poner rumbo al oeste, y llegaron a Lindisfarne. Para entender la Escocia vikinga, hay que recorrer su historia por la actual Gran Bretaña. ¿Empezamos por el principio?

Lindisfarne, la Isla Sagrada

Escandinavia era por aquel entonces un reino conformado por semi-reinos, con diversos reyes con un fuerte carácter guerrero. Su economía basada en la agricultura y pesca limitaban bastante sus recursos, de forma que desarrollaron dramáticamente su flota naval con el fin de acceder a nuevos mercados. Esta estrategia expansionista les llevó a ser Vikingr: aquellos que incurren en idioma nórdico.

Todo comenzó en la fatídica incursión a la tranquila isla en la costa Noroeste de Inglaterra. Impulsados sus barcos por el viento, su primer avistamiento fue el importante monasterio de Lindisfarne. El violento primer encuentro con los monjes ingleses cambiaría el rumbo de la isla para siempre.

En los próximos años, los hombres y mujeres del Norte asediarían monasterios, pueblos y ciudades de lo que hoy conocemos como Reino Unido e Irlanda. Gales, la Isla de Man, y Escocia tampoco se libraron: los vikingos siempre volvían.

La era de los Vikingos comienza

Vikingos llegando a Escocia

Posteriormente a Lindisfarne, y maravillados por los tesoros encontrados en su monasterio, un año después los vikingos dieron con la isla de Iona, actualmente perteneciente a Escocia. En ese momento, Iona era parte del Reino Gaélico de Dalriada, que a su vez estaba subordinado al Reino de los Pictos.

Incapaces de acudir a la defensa de Iona, los monjes del importante monasterio de San Columba, uno de los precursores del cristianismo en Escocia, fueron brutalmente asediados en el 806.

El Reino de Dalriada se extendía por los mares hasta la costa de la actual Argyll, y sus tierras fértiles de Ulster. Fue entonces cuando los guerreros vieron el verdadero potencial de combinar sus habilidades náuticas y las maravillas naturales del area.

Conquistar las Islas Hébridas, al oeste de Escocia, les aseguraría un puente seguro hacia Irlanda, además de una plataforma fértil donde establecerse. Y estamos seguros de que el paisaje de fiordos de la Costa Oeste de Escocia, similar al de su tierra, les resultaba atractivo.

La unificación de un reino

Casa de Vikingos en Irlanda

Escocia por aquel entonces estaba habitado por estos dos clanes siempre en guerra, los Pictos y los Scots.

Si bien los vikingos se aprovecharon de la situación entre los dos clanes residentes, para avanzar con sus conquistas… no se podían imaginar que finalmente acabarían siendo el catalizador de su unión en lo que se empezó a llamar la región de Alba, más tarde conocida como Escocia.

Al debilitar los vikingos las fuerzas de los pictos por interés propio, el rey de los Scots aprovechó la situación y empezó a invadir sus reinos, resultando en esta unificación que más tarde comenzaría a ofrecer resistencia contra los nórdicos, algo definitivamente más sensato que matarse entre ellos constantemente.

La Escocia Vikinga

Vikingos en Escocia

Sin embargo, esto no paró a los feroces vikingos de seguir conquistando sus islas. A pesar de que el Reino de Alba evitó una conquista total, para el siglo 10 los nórdicos ya se encontraban establecidos en la Costa Oeste, y en las islas Hébridas, Orcadas y Shetlands.

Para entonces, habían compartido su idioma, cultura y hasta incluso se casarían con las gentes de las Tierras Altas, resultando en los Hiberno-nórdicos o nórdico-gaélicos. A su vez, las islas fueron totalmente conquistadas, hasta el punto de ser reinadas por un Earl vikingo. En Irlanda los vikingos crearon asentamientos que junto a Escocia e Inglaterra, formaron un imperio bastante sustancial.

Al estar lejos de Noruega, los reyes de los condados regían con impunidad absoluta. Sin embargo, el reino de Alba estaba constantemente en expansión, un suceso que generó muchos encuentros violentos entre ambos reinos, una época de la que se podría escribir más de un libro. Lo importante es que la época dorada del imperio de los vikingos estaba en su máximo esplendor.

La última batalla de los Vikingos

Haakon IV, vikingos en Escocia

Cuando Haakon IV de Noruega, y Alexander II de Escocia nacieron en el siglo XIII, la guerra ya estaba predestinada. Dos hombres determinados a expandir sus reinos, independientemente de lo que sucediera.

El hijo de Alexander II, después de que su padre muriera intentando recuperar las Islas Hébridas, comenzó a asediar la propia Noruega, algo que Haakon no perdonaría. Mandaría una increíble flota de 120 barcos, y casi 20.000 hombres. Alexander III sabía que no podría hacerles frente, de forma que jugó con algo que conocía muy bien: el tiempo escocés.

Retrasó todo lo que pudo a Haakon… y en octubre de 1263, una poderosa tormenta dejaría a Haakon sin fuerzas. Regresaría a las Orcadas, y sería conocido como el último Rey Nórdico que asediaría militarmente a Escocia. Su hijo, Magnus, no lucharía por las Islas Hébridas ni la Isla de Man por un trato de plata.

Lo único que fue reconocido como propiedad noruega fueron las Islas Orcadas y las islas Shetlands, más tarde devueltas a Escocia por un matrimonio. La época dorada nórdica en Escocia había llegado a su fin.

El festival vikingo de las Shetlands: Up Helly Aa

Up Helly Aa

Esta época que se extendió durante 4 siglos dejaría un impresionante legado en Escocia. Muchos nativos encuentran que tienen ascendencia nórdica en la sangre, y su cultura se nota hasta el día de hoy.

Sin embargo, las islas Shetlands se consideran las más vikingas de Escocia, y anualmente se celebra el Up Helly Aa, una variedad de festivales celebrados en pleno invierno al más puro estilo vikingo.

Miles de voluntarios participan en docenas de eventos relacionados con las tradiciones vikingas. La más reconocida es la importante procesión de antorchas, donde un escogido Jarl lleva a las gentes vikingas hasta prender un barco en fuego, símbolo del Valhalla.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo para difundir esta parte de la historia escocesa no tan conocida.

Y si los vikingos no tenían miedo de los escoceses… ¡tú tampoco! ¿Por qué no vienes a conocer las propias islas Orcadas? Será todo un viaje al pasado… 

Reserva y paga después
Anillo de Brodgar

5 días a las Islas Orcadas

Un fascinante viaje por el pasado para descubrir el “Corazón del Neolítico” en las Islas Orcadas. Sa apasionante historia, así como sus tradiciones y cultura junto, a la notable presencia de su pasado vikingo.
Desde£940
0
Ver Detalles

Síguenos en Twitter

Nuestras excursiones

Booking.com

Últimas publicaciones

¡Reserva Aquí! ¡Reserva Aquí!
Actualización sobre el Coronavirus
X